RUSH ... 18 años después del deseo


En 1990 mi primo Juan Carlos llevó a nuestras vacaciones en la playa un cassette que cambió nuestras vidas; era una reproducción directa del Lp Hemispheres(1978) del grupo Rush. No puedo describir la emoción con la que degusté la música que poco a poco se coló en mi vida para nunca más dejarme. Jamás, en mi joven carrera como aficionado al rock (ya me consideraba baterista), había escuchado tanta destreza, furia, sagacidad, creatividad e intelectualismo fundido en cuatro sencillas piezas: Cygnus X1, book 2; Circumstances; The Trees y La Villa Strangiatto. Flechado por un amor que esperó doce años para encontrarme, abandoné a Guns & Roses y los demás “hair bands” de la época para dedicarme como un fiel devoto a mi nueva afición.

Interminables fueron las noches dedicadas, no sólo a aquella cinta que mi primo insistió en venderme (él era así…), sino que, resolví utilizar el poco dinero que entraba a mis arcas – ¡gracias, abuela Carmen! – para coleccionar una a una las obras del trío canadiense. Estudié como todo un obseso cada corte de batería, cada patrón rítmico, cada letra; Fly by Night, Caress of Steel, Farewell to Kings, Roll the Bones, Presto, Power Windows, Signals, Permanent Waves… no hubo uno sólo que no devorara con ilusión de aprendiz y hambre de fanático.

Fue en esa época cuando comencé a escribir carta tras carta a Neil, Alex y Geddy para que se dignaran a mirar en la dirección de esta isla y nos regalaran, a esos pocos participes de su magia, con un concierto. No recuerdo cuánto gastó mi madre en sellos postales para enviar cartas que nunca fueron contestadas.

Y pasó la pasión del neófito a ser costumbre de compañero y, luego llegó el hastío del amante cansado de rogar y esperar, que pasó a ser el desengaño de aquel que se niega a comprender que el objeto de su atención no le ve; mucho menos le interesa. A Rush lo suplantó una pléyade de genios igual de inaccesibles, sí, pero a los que nunca me aventuré a escribirles por miedo a volver a ser ignorado.

Próximamente, luego de tanta espera, se presenta en la isla Rush; sin embargo, no siento nada; ni nostalgia, ni el nerviosismo propio del reencuentro con mis antiguos héroes. Supongo que todo es ya parte de una historia imposible de rescatar. Al concierto no pienso ir, pues, además de venir acompañados por un consorte publicitario de mala calaña (creo que hasta el Banco Popular ha puesto su grano), a mí, sencillamente no me parece que Rush tenga algo para ofrecerme ahora.

…laughed at by time, tricked by circumstances.


6 observaciones:

Fulano X said...
This comment has been removed by the author.
Fulano X said...

hmmm triste... yo si voy... lo prefiero a ver a Saga al que si fuiste ;) todavia estas a tiempo....

Jorge Ariel Valentine said...

Tough blow, ricky!
Pero lo mío con Rush ya es personal.

Tiene que ver con el decenso en calidad general, el pobre registro dinámico en sus composiciones, la insistencia proto-pop que no se quitan de encima desde "Counterparts".

Mi impresión es que lo saben. Por eso la insistencia en tanto concierto, DVD, covers, celebraciones de aniversarios y visitas a paises a los que nunca han ido.
Eso no me gusta y me distancia cada vez más de su mentalidad. Yo solía creer que Rush sobreviviría a la avalancha grunge; pero la cosa va en picada, mi queridísimo amigo.

Me traes el ejemplo de Saga; con ellos, la cosa es distinta. Es un grupo que nunca tuvo pretensiones de otra cosa, sino de ser Saga. La dirección, con ellos, siempre ha sido la misma.

Ya sabes que no soy purista en este asunto; tu y yo hemos crecido pensando en que la diversidad es llave a la posibilidad.
Pero, tú mismo has comentado la flojera que tienen.

Por último... qué otra muestra necesitas cuando, hasta las compañías de cable tv están ofreciendo concursos y pendejerías para que "VIVAS LA EXPERIENCIA DE RUSH EN PUERTO RICO" ¡Da asco! Y lo sabes.

Sabes que estás en mi corazón, y te respeto mucho, pero no voy a cambiar de parecer esta vez. Por integridad y orgullo (ese que sabes siempre cargo) no puedo pagar cuchucientos dólares para que me restrieguen en la cara pedacitos de fantasia.

En las palabras del insigne Gustavo Cerati: "...nada más queda..." A fin de cuentas Rush, fue música ligera.

Un abrazo fraternal, amigo. Gracias por instigarme y ser el abogado del diablo; de eso se trata esto.

Jorge

Fulano X said...

Uff, antes de debatir (o darte la razón) quiero aclararte que mi asistencia es una vieja promesa de juventud cuando RUSH suplanto a Stryper como esa banda favorita de culto.
Bien sabes que me he vuelto un hereje y que hace mucho deconstrui esa aureola de "divinidad" que rodea la banda. Sin embargo tambien es cierto que aun disfruto escucharlos y me gustan tambien sus trabajos recientes (claro, poniendo un asterisco a Vapor Trails)
Snake and Arrows es un disco que cambio mi perspectiva con la banda. Pienso que este trabajo tiene luz propia. La pregunta que me hice cuando lo escuche fue ¿Si no fuera RUSH me gustaria? y la respuesta fue si. Me paso una experiencia similar con Counterparts que sigue siendo uno de mis favoritos.
La publicidad de este concierto viene a raiz de una metia de pata que es una constante de los productores de este pais. Saturaron el mercado y la gallina de huevos de oro se les esta quedando seca. Faltan 1500 taquilla por vender por eso tanto revuelo.

Te doy la razon, estan tirando los ultimos cartuchos que le quedan. Pero hay que recordar que RUSH podria compararse con U2 en cierta manera, que es en vivo que te das cuenta por que tienen tanta fanaticada leal. Sus discos en vivo son un desastre en tratar de rescatar esa experiencia y eso lo hemos comentado antes.

Pienso que esa flojera y decenso de calidad es un reflejo de el inminente retiro de la banda. No creo que den para mas y tampoco espero que den otro hemispheres o Moving Pictures. Creo que ese "retiro" es suficiente razon para asistir y despues no lamentarse al visitar mas adelante el baul de los recuerdos.

Yo tambien tengo flojera pero con los acentos ;)

Jorge Ariel Valentine said...

Hmmm....
Ese último párrafo tuyo es sólido.
Siempre hay cabida para la añoranza.
Cierto.

Pero, no creo que gane nada con asistir. Tengo el corazón cansado de esperar.

Ahora, si me dijeras que es YES; sabes que esos sí son otros 70 u 80 dólares que pago.

Un saludo siempre fuerte! Yur the best!

Fulano X said...

Despues de ver semejante despliegue de lo que 3 dias despues se esta considerando como el MEJOR CONCIERTO hecho en en Puerto Rico, sinceramente, me apena mucho que no hubieras estado alli. Te hubieras derretido en el asiento. Este concierto se esta conviertiendo en el punto de referencia para criticar otros. Trajeron TODA su produccion (cosa que no hacen otras bandas con sus limited edition) y dentro de su avanzada edad sonaron frescos y con mucha energia. Me parece que si agarro una pizca de fantasia te diria que contestaron tu carta y no estuviste alli para recibirla.







"Had I known I was dead
I would have mourned my loss of life"

- Ota Dokan

los más leído hasta hoy...

 

de donde...

hasta hoy...