InÉs


-Mi amor es un balazo a la cabeza –dijo Inés mientras levantaba el arma y la colocaba -de lo más suicida y dramática-, cerquita de la sien-, ¿Acaso no entiendes lo que significa ser como soy?

Quise decirle que no lo entendía, que las cosas no eran así, que los ríos del tiempo acarrean nuestras almas hacia confines desconocidos y yo fluía con ellos, que las rosas huelen a miasmas de pasiones muertas, que las memorias son como viejas películas silentes, que mi lugar estaba lejos del lago, y que no podíamos
seguir así. Pero no tuve el corazón... El libreto táctico cambia cuando una ninfa hace las cosas que ella hizo. Con su pulgar retrocedió el martillo niquelado, y con él todas mis intenciones.

-El amor es un artificio maravilloso –dije con lágrimas en los ojos-; jamás me hubiera marchado, tontita.

Y bajando el arma se olvidó del tiempo, y de las balas, y del amargo sabor de no saber qué hacer.

Ahora que lo pienso, reconozco que no somos tan distintos Inés y yo...

7 observaciones:

Iva said...

ernesto-
este texto tiene un poco de poesía y un poco de como es la vida. me gusta la alusión al lago y a las ninfas.

"que las rosas huelen a miasmas de pasiones muertas" esta línea me encanta.

no estoy segura del tontita en el diálogo. rompe con el tono del resto del texto.

ErnestoDarien said...

Una pistola en las manos es un verdadero artificio para ponerse cariñosito...

Iva said...

bueno, cuando lo explicas de esa manera...o sea, que el cariño también es un artificio?

ErnestoDarien said...

Es un artificio

Yolanda Arroyo Pizarro said...

y un buen boton de pausa...

Jose Borges said...

Me gusta. Eliminaría la palabra suicida en la primera oración. No hace falta.

Glifo said...

Me ha encantado Inés. Estare muy al pendiente de la continuación.







"Had I known I was dead
I would have mourned my loss of life"

- Ota Dokan

los más leído hasta hoy...

 

de donde...

hasta hoy...