Agresivo y ambicioso

Tengo la costumbre de mirar los clasificados del domingo –los amarillos- en el periódico, no sé por qué; probablemente porque nunca se está satisfecho con las cosas que se tienen –sería mucho más conveniente para un escritor poder quedarse en casa, “echao pa’ tras” escribiendo esa súper obra inconclusa, pero no-, el trabajo es imperativo para hombres y mujeres en nuestra condición; y yo busco. Luego hablaré de mi empleo...

Ayer saltó de la página un extraordinario anuncio clasificado que a mi entender justifica cabalmente el estribillo “¿Qué nos pasa, Puerto Rico?”, leía: “Se buscan personas Agresivas y Ambiciosas para nuevo negocio, interesados llamar al ...” ¡Como si hicieran falta más personas con cualidades tan siniestras! ¿Y se imaginan al patrono? Ese debe ser peor que la gente que contrata. No sé ustedes, pero a mí me parece que son precisamente anuncios como estos los que permiten vernos como lo que, en cierta forma, somos; digo, si esas son las especificaciones para un empleo, imaginen el estándar de vida del que responde.

Le propongo a mis compañeros de Ciencias Sociales una aproximación distinta al estudio de campo, en lugar de examinar las violentas tendencias culturales en la televisión, o la música, o donde sea que buscan y buscan y no encuentran, (y no incluyo partidos políticos porque esos responden a un conjunto fenotípico distinto), prueben con los clasificados, los amarillos ( ahh, y la sección “de magacín”, que también es un verdadero basural), quizás allí se encuentren las respuestas a sus más crípticas interrogantes. Por mi parte, me propongo continuar la búsqueda del empleo perfecto, a lo mejor aparece un anuncio –pequeño, bien pequeño, en los que nadie busca- donde se solicite escritor criticón y malhumorado que posea una extraña proclividad a la irreverencia institucional para ser empleado de inmediato. Tal vez llegue ese momento, mientras tanto, estas columnas que escribo tendrán que ser suficientes.

4 observaciones:

Iva said...

ah...este ernesto es el que me simpatiza. ahora sólo me falta escucharlo hablar con su acento argentino...¿o es chileno?

ErnestoDarien said...

A veces ni yo mismo sé.

Lola Viajera said...

Recomiendo que compres una lupa !

neftalicruznegron said...

Eso de escritor criticón y malhumorado es genial: nadie te suplantaría.







"Had I known I was dead
I would have mourned my loss of life"

- Ota Dokan

los más leído hasta hoy...

 

de donde...

hasta hoy...